Donde las opiniones son noticias

MI SALIDA DEL PROGRAMA HABLANDO CLARO

95

Por Rafael G. Santana

Hace varias semanas que no participo en la coordinación del programa radial Hablando Claro que se transmitía por Romántica FM los domingos de 11:00 AM a 1:00 PM.

 

Este espacio lo compartía con Júnior Sanz y el doctor Reinaldo Martínez Duarte.

 

En dos oportunidades Sanz hizo comentarios ofendiendo al ex presidente Hipólito Mejìa Domínguez y al Patricio Juan Pablo Duarte. Según Sanz Hipólito era un come M… y Juan Pablo Duarte un afeminado (maric…). Le exige que pidiera disculpa a la audiencia porque tanto Mejìa como Duarte eran figuras que merecían respeto. Su reacción fue que tenía documentos de que Duarte era afeminado.

 

Una vez sucedió esto le informé al doctor Julio Hazim, propietario de Romántica FM y al doctor Rafael Antún, este comportamiento desbocado y desconsiderado de Sanz.  No solo eso, sino que les dije que no seguiría en el programa con Sanz.  El doctor Antún me pidió que me comunicara con el doctor Hazim para que les dijera que no compartía este comentario de Sanz y que desde ese momento no era responsable del programa.  Inmediatamente el doctor Hazim sacó de programación a Hablando Claro.

 

Mi postura es muy sencilla entiendo que para opinar no hay que insultar y que las grandes personalidades merecen un trato en el marco de sus investiduras. Jamás podía pasar por alto esta ofensa innecesaria a Juan Pablo Duarte.  Eso fue un abuso de Sanz y por tanto la única salida que tenía era dejar el programa. Las personas que me preguntan porque no estoy en el programa Hablando Claro tienen la explicación sobre esta inquietud.

 

Deseo agradecer a los doctores Hazim y Antún el trato distinguido que mi brindaron y la confianza que tuvieron en mi para producir el programa Hablando Claro que se convirtió en un foro nacional donde el país participaba, a pesar de los atropellos verbales que les daba Sanz cuando opinaban y las opiniones no favorecían sus comentarios.

 

La radio es el primer medio de comunicación que tiene la sociedad y su uso deber estar bajo la dirección de profesionales.  No todo el mundo puede estar en la radio usándola para asesinar moralmente a los demás.   Me siento bien por la decisión tomada y la conciencia tranquila.

 

Esto era un asunto de principio y ético porque en más de tres décadas que tengo en la radio  nunca es pronunciado palabras obscenas, no insulto y respeto las ideas de cada persona que tiene derecho a expresar en una sociedad libre y democrática.

 

Lamento que por un comportamiento indebido de Sanz me viera precisado a abandonar este medio radial que en poco tiempo tuvo una audiencia en el país.  A los oyentes mis agradecimientos y que donde me encuentre en la radio tiene un medio para hablar, expresarse, orientar y comunicarse.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.