Donde las opiniones son noticias

SE HIZO LO QUE NUNCA SE HABIA HECHO CONTRA EL CRIMEN ORGANIZADO EN LA POLICIA DE LA ROMANA

67

Por Rafael G. Santana

El crimen organizado en la Romana operaba bajo el manto protector de la impunidad.

 

Los sicarios expertos en secuestros, torturas y crimen horrendo convirtieron la provincia tierra de nadie sembrando los cañaverales de cadáveres descuartizados, quemados o con tiros de gracias.

 

Esta zona donde se recibían grandes cargamentos de cocaína y heroína era controlada por Toño Leña y Risch Rodríguez ( El Gallero).  Se dice que debido a un tumbe de 500 kilos de cocaína que le dieron a El Gallero, este Inmediatamente inició una cacería contra la organización de Toño Leña.

 

Ambos grupos se asesinaban entre sí calculándose más de 40 muertos de ambos lados. Esto sucedía sin que nadie sea la autoridad judicial (fiscalía); los diferentes comandantes de la policía y otras fuerzas se interesaran en investigar los hechos para determinar el origen de los mismos.

 

Esos asesinatos pudieron se descubiertos recientemente por el trabajo en equipo desplegado por el general Manuel E. Castro Castillo; el Fiscal José Polanco y oficiales de la Dirección de Investigaciones Criminales (DICRIM).

 

El 24 de marzo del presente año la apolicía incautó un carro marca Toyota gris encontrando en su interior 28 casquillos para fusiles. Esto permitió establecer que la muerte de Juan Bartolomé Jazmín Febles, (Lolo);Rafael Ramírez y las heridas de Elpidio Antonio Ramírez (Cristian); y Elías Jiménez Vargas, al ser heridos por varios desconocidos que llegaron al Card Wash Cutom, se correspondían con los resultados de la investigación balística. Asimismo, que el grupo integrado por Salomón Eusebio Rosario (Pili); Juan Félix Cordero Febles (Copelín); Jorge Alexander Mota Félix (Maaya9banex); Efraín Febles Mercedes (Primate); Edgar Rafael Dámaso (Papo); Júnior Guerrero Torres (Júnior); y Francisco Antonio Luís Díaz (Antonio), entre otros integraban la banda de sicarios que aterrorizaba La Romana

 

Concluidas las investigaciones dirigida por el general Casto Castillo; el Fiscal Polanco y los oficiales de la (DICRIM), en La Romana se hizo lo que nunca se había hecho desarticular esta red de sicarios que cobra en dólares sus operaciones. Se demuestra que cuando existe capacidad, experiencia y la decisión de hacer las cosas con base a las pruebas  la impunidad no existe.

 

Definitivamente el, sicariato está en desbandada en La Romana, mientras se activa la persecución de este grupo peligro que anda fuertemente armado. Felicitamos al general Castro Castillo y el equipo que hizo este trabajo que debería servir de ejemplo a otros generales que tienen provincias bajo sus responsabilidades donde suceden estos ajustes de cuentas y asesinatos.

 

Bien hecho general Castro Castillo: Esa es la policía moderna y de resultado que necesitamos.

 

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.