JEFATURA TRANSPARETE EN LA POLICIA

59

Por Rafael G. Santana

La jefatura de la Policía Nacional que comanda el Mayor General Manuel E. Castro Castillo, actuó de una manera transparente y firme ordenando una investigación para determinar las responsabilidades que podrían tener algunos oficiales en un alegado robo o tumbe de un cargamento de cocaína que según el periódico El Nacional está valorado en 3, 500 millones de pesos y no dice como se contabilizó esta suma extraordinaria.

Este medio informativo obviando que el Mayor General Castro Castillo instruyó al Relacionador Público de la institución policial coronel Jacobo Mateo Moquete de informar que estaban bajo investigación varios oficiales la Dirección Central Anti narcóticos DICAN El Nacional sin el mayor reparo se atribuye haber develado este caso.

Lo cierto, es que ese medio y otros no desplegaron grandes titulares sobre este tema, sino que hace 15 días que lo retomaron, lo que en un buen periodismo se llama un tema fríanme o viejo.

La información suministrada por el periódico El Nacional el miércoles 31 de diciembre del 2014 agrega un nuevo ingrediente y es que se investiga una denominada megadiva y afirma que el robo de la droga se produjo en una casa del Ensanche Isabelita el pasado 27 de septiembre calificando la acción  como un dicanazo en referencia a la DICAN o Dirección Central Anit narcóticos de la policía.
Llama la atención que ese medio resalte que el robo de la droga, es el escándalo más grande en la policía superando al del fenecido coronel Descartes Pérez.

Este escándalo de Descarte Pérez se produjo hace 40 años, entonces porque revivirlo nuevamente.

Todos estos elementos que se vienen agregando sirven de base a una campaña de manipulación mediática dirigida por sectores interesados en desprestigiar la gestión que realiza el Mayor General Castro Castillo para hacerlo saltar del cargo y que en su lugar sea nombrado un jefe de la policía complaciente comprometido con los peores intereses del país.

El Mayor General Castro Castillo declaró no protejo ni voy a proteger  nadie, quien se metió en su lío será cancelado y sometido a la justicia, sea quien sea y caiga quien caiga, porque en la policía no tengo compromiso con nadie.

Puntualizando mi gestión es transparente, de cara al sol, por eso pedí al Procurador Francisco Domínguez Brito que designara a dos procuradores adjuntos para que amplíen las investigaciones y no sólo actuara en las investigaciones la policía. Más claro de ahí ni el agua.

Aquí cabe el dicho el que  siembra su maíz que se coma su pilón.

Esa es una posición propia de un hombre transparente, honrado, trabajador y firme como el Mayor General Castro Castillo comprometido con la gestión del presidente Danilo Medina, en  procura de garantizar la seguridad ciudadana en el marco del respeto de las leyes y los derechos ciudadanos.

Se tiene que acabar con la práctica de tomar algunos periódicos y medios para juzgar, y condenar sin aportar las pruebas a personas que ejercen funciones públicas.

Los ruidos que vienen produciendo estas informaciones ponen al descubierto uno de los objetivos que se busca cuando un directivo de una ONG solicita al presidente Medina disolver la DICAN.

Escándalos al por mayor y al detalle se han producido cuando la Dirección Nacional de Control de Drogas ha cancelado a oficiales y agentes por estar involucrados en asuntos de narcotráfico.

Escándalos al por mayor y al detalle se han  producido cuando se cancelan  a coroneles de la Armada Dominicana, la Fuerza Aérea, el Ejército y funcionarios del Instituto Nacional de Ciencias Forense INACIF por estar involucrados en asuntos de narcotráfico.

En ninguna de estas ocasiones nadie ha solicitado disolver las mismas.

El andamiaje  de imputaciones que podrían ser verdad o una falacia para dañar a determinada persona, tiene autores anónimos que se ocultan en una denominada fuente de entero crédito muy usada por cierto.

Se debe tener por lo menos la prudencia de esperar los resultados de las investigaciones que se realizan en la DICAN que dicho sea de paso están satanizadas y cuyos resultados serán puestos en dudas si no complacen los intereses de quienes medran en la oscuridad.

Lo bueno de esto es que aquí no hay pendejos y si los hay es porque son un perfectos idiotas.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.