LOS VICCINI DUEÑOS DEL PAIS

Por Rafael G. Santana

Luego de la pela de lengua que le dio Juan Viccini, a Marino Zapete, busqué en el libro Historia de la mafia un poder en las sombras de Giueppe Carlo Marino, el origen del apellido viccini y el de Vizzini.

Encontré que entre ambos apellidos hay una coincidencia porque las inversiones de los viccini en la República Dominicana, las de los Vizzini en Sicilia descansan en grandes extensiones de terrenos.

Sobre en particular el libro resalta: A este respeto, la tradición siciliana ofrece numerosas y recurrentes garantías, al más famoso capo de la mafia agraria, Calogero

Vizzini, a quien pronto encontraremos entre los protagonistas de nuestra historia, tenía dos hermanos curas, un primo párroco y nada menos que dos tíos obispos.

Puntualizando en un pie de foto: Cologero Vizzini, llamado Don Carlo, era un intermediario capitalista mafioso patriarca de Villalba, padrino de los piadosos de la Onorata Societa.

Sobre el perfil de Don Carlo, el libro relata: Entretanto, es oportuno reconducir la atención a Sicilia. Mientras en Estados Unidos, se llevaba a cabo la modernización mafiosa que culminaría en la Cosa Nostra, en Sicilia la tradición histórica fundada en los intereses parasitarios del latifundio está consiguiendo su más significativa y definitiva expresión de la singular personalidad, y en las refinadas operaciones político mafiosas, del varias veces citado Don Cologero Vizzini, el último de los grandes padrinos por su indiscutible inteligencia y por su universal prestigio, capo de todos los capos, un noble criminal, aunque hijo de campesinos y de elemental cultura, tan despiadado como capaz de hacer coexistir la mala vida con una ambigua bonhomía campesina.

En la página 179 el libro concluye: Luego de mirar nuevamente tanto a América como a Sicilia, tenemos los elementos suficientes para una comparación de la cual planten las directrices del que diseñaría el desarrollo de la historia mafiosa después de la época del fascismo. En Estados Unidos nadie habría podido ser más americano en su perpetuación de la sicilianidad que Lucky Luciano, la cabeza de la Cosa Nostra. En Sicilia, por su parte, nadie habría podido ser más siciliano que el intermediario capitalista Cologero Vizzini al echar la base para una rápida integración de la Onorata Societa con la mafia americana, Mangiameli 1984. Eran dos líneas aún distintas, pero simétricas que pronto se en encontrarían y más tarde como veremos se fundirían con el acontecimientos históricos decisivos del siglo XX.

El libro trae muchas cosas interesantes sobre Don Carlo y la familia Vizzini de Sicilia. Quizá a Marino Zapete le podría interesar esto estableciendo si los apellidos en cuestión, Viccini o Vazzini tienen el mismo árbol genealógico.

Y que conste una cosa es Sicilia y otra es el apellido Vizzini.

Aquí tenemos y conocemos a los Viccini.

Es una coincidencia y nada más.

Que dice usted.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.