La ceniza moral de Monte Arache

Cuando se escriba la verdadera historia de los acontecimientos de la guerra de abril del 24 de abril del 1965, el nombre de Manuel Ramón Monte Arache, estará presente. En su calidad de comandante del cuerpo de Hombres Ranas de la Marina de Guerra, Monte Arache hizo historia pasando a ser una pieza clave en las batallas de los días 24, 25. 26. 27 y 28 de abril. Los hombres y mujeres que se lanzaron a las calles para luchar por el retorno de la constitución de 1963 y el presidente constitucional Juan Bosch, confiaban en los valErOl¡Sos hombres ranas.

Todavía se recuerdan las epopeyas del puente Juan Pablo Duarte, donde Monte Arache, los militares constitucionalistas y la población diezmaron las tropas de San Isidro bajo el mando del general Elías Wessin y Wessin.

El heroísmo de los combatientes del Puente Duarte paró en seco el avance los cañones, y tanques de San Isidro, que bajo el fuego constitucionalista se retiraron, a pesar de tener el apoyo de la Fuerza Aérea y sus aviones que bombardearon indiscrimiNAdamente contra quienes resistas con palos de madera, tubos, piedras, bombas molotov, pistolas y las armas de los militares que defendían la dignidad encarnada en la figura de Bosch.

Impotente la Junta Militar de San Isidro solicitó la intervención de los Estados Unidos de Norteamérica.

La embajada norteamericana en el país, en su afán de neutralizar a los constitucionalistas pedían que entregaran las armas sin condiciones.

Enterado de lo que sucedía en la embajada el coronel Monte Arache llega donde el coronel Francisco Alberto Caamaño Deñò advirtiéndole que debía ir hacia el puente Juan Pablo Duarte.

“Francis, aquí no hay nada que buscar vamonos para el puente” inquirió Monte Arache, y Francis indignado por el trato vejatorio de Taple BenET,embajador del presidente Lindon B. Jonson, exclamó “nosotros les vamos a demostrar que todavía aquì hay hombres” marchándose hacia la zona de combate defendìa gallardamente por los armas en las manos no dejaban avanzar a las tropas enemigas.

La llegada el 28 de abril de un contingente de 42 mil marines norteamericanos que entraron con el pretexto de salvar vidas y propiedades de sus ciudadanos, convirtió la guerra de abril en una guerra patria en defensa de ls soberanía mancillada.

Fuertes combates se producían en la parte alta de la ciudad, mientras los destacamentos policiales incluyendo la antigua fortaleza Ozama sede de la policía antimotines o cascos blancos fueron  asaltadas.

Los días 1º5 y 16 de junio los norteamericanos amparados por una llamada Fuerza Interamericana de Paz (FIP) integradas por tropas de Paraguay, Brasil, Honduras, Brasil, Nicaragua y otras naciones intentaron tomar la zona constitucionalista.

Los constitucionalistas liderados por Caamaño, Monte Arache, Juan Miaría Lora Fernández, Ernesto González (El Gato), Fernández Domínguez, ElisEo Andujar (Barahona), Evelio Hernández, Jaime Cruz,  Pérez Guillén y otros, resistieron, mientras en el mundo se producían manifestaciones de los estudiantes reclamando a las Naciones Unidas, un cese de fuego y salida de las fuerzas de ocupación.

La Unión de Repúblicas Soviéticas condenó la intervención emplazando a los norteamericanos para cesaran sus acciones, y esto determinó que la ONU se pronunciara.

Vino la negociación dando como resultado la instalación de un gobierno provisional que encabezó Héctor García Godoy.

La última muestra de coraje la ofreció Francis, Monte Arache y Lora Fernández, en el hotel Matùm, donde intentaron liquidar los líderes militares de la guerra patria de abril.

Allí murió combatiendo Lora Fernández, mientras Monte Arache, los hombres ranas que les acompañaban y El Gato González, se llenaron de gloria.

Es lastimero tener que narrarle que Monte Arache muere sin que les tributen en vida el homenaje que merecía y merece ser declarado por el Congreso de la República héroe nacional. No solo eso, sino que le llega el fin de su vida en completo abandono hasta el extremo de escribas de periódicos y libros manipulan los acontecimientos de abril convirtiéndolo en un anòmino.

Entre sus familiares, colaboradores y amigos Monte comentaba “cuando leo esto, es como si yo fuera un fantasma que no tuvo en la guerra de abril”.

Así, les pagan a un hombre honrado, digno, solidario, humano y motor de los combates en abril.

Francisco –chico – Pérez, El Pelaito, me narró lo siguiente:  que Monte fue llevado de urgencia a Corazones Unidos, donde no lo querían recibir porque no tenía una tarjeta de 300 mil pesos en garantía.

Tanto Chico Pérez, Ernesto González (El Gato), y el ingeniero Ramón A. Pinedo (Mochen se ponen al frente de la situación hablando con el periodista Leo Corpòràn, para que hable con el Secretario Administrativo de la presidencia Luís Manuel Bonetti y el presidente de la República, doctor Leonel Fernández Reyna, para que orden internar a Monte en CEDIMA.

Esa solicitud firmada por El Gato y la señora de Monte doña Arelis Ureña, se le entrega a LEO.

MONTE, UN HOMBRE QUE LO DIO TODO, MERECIA OTRO TRATAMIENTO.  AHORA, SE MARCHA COMO LOS GRANDES Y CON LA BANDERA DE JOSE MARTI, QUE SETENCIO QUE CUANDO LAS NECESIDAES SON GRANDES, EL DECORO DEBE SER MAYOR.

PAZ PARA LOS RESTOS DE ESTE HEROE DE HEROES: MANUEL RAMON MONTE ARACHE.

QUE DESCANSE EN PAZ Y SU EJEMPLO SIRVA PARA LUCHAR POR UNA PATRIA HUMANA Y JUSTA.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.