El poderío de los Celtics

(Elpais):- Los Sixers se plantaron en las semifinales de la Conferencia Este con una magnífica pinta, tras haber ganado sus 16 últimos partidos de la temporada regular y haberse ventilado a Miami con un 4-1 en la primera ronda de unos ‘playoffs’ que los de Filadelfia no disputaban desde 2012. De la mano del base australiano Ben Simmons, que causa sensación en su temporada de ‘rookie’, y del pívot camerunés Joel Embiid, no podían comparecer más desafiantes en el TD Garden de Boston.

Los Celtics están completando igualmente una extraordinaria temporada. Acabaron segundos la fase regular, tuvieron que bregar para quitarse de en medio a Antetokounmpo y Milwaukee en la primera ronda (4-3) y todo ello a pesar de las bajas de sus dos estrellas, Gordon Hayward y Kyrie Irving. Para colmo de males, tampoco Jaylen Brown pudo afrontar el primer duelo frente a los Sixers. Y aun así, los Celtics brindaron una exhibición de juego y de su capacidad para dominar a un rival en estado de gracia. Su victoria fue contundente (117-101), un serio correctivo para los Sixers, que deberán tomar nota si desean mostrarse competitivos y tener opciones de alcanzar la final del Este.

La victoria del equipo de Brad Stevens se basó en un extraordinario rendimiento colectivo, coronado por un trío espléndido. Terry Rozier rindió como si de Kyrie Irving se tratara. Martirizó a Ben Simmons y a la defensa de los Sixers con siete triples, 29 puntos, ocho rebotes, seis asistencias y dos robos de balón. Jayson Tatum, la perla que acaba de cumplir 20 años, anotó 28 puntos. Y el pívot dominicano Al Horford dio la réplica a Saric y Embiid, con 26 puntos, siete rebotes y cuatro asistencias.

Con ese trío a pleno rendimiento, los Celtics dominaron de principio a fin, con diferencias que oscilaron casi siempre por encima de los diez puntos y llegaron casi hasta los 20 (115-96). Baynes entró en el quinteto titular de los Celtics con la misión de frenar al pívot camerunés.

Los Sixers capturaron nueve rebotes más, pero se estrellaron en ataque y no lograron rebajar los porcentajes de efectividad de los Celtics. Los hombres de Stevens anotaron 17 de los 36 triples que lanzaron y solo fallaron un tiro libre. Las cifras de Embiid, con 31 puntos y 13 rebotes, de Redick, con 20 puntos, o de Simmons, con 18 puntos, siete rebotes y seis asistencias, no fueron suficientes para mantener a flote a su equipo.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.