Houston Rockets le da un duro golpe al ego de Golden State Warriors

(Lanacion)- Mientras Golden State Warriors se pavoneaba por el Oracle Arena con su andar arrollador dentro de su casa, Houston Rockets lo medía con furia. Manejó su ansiedad y le dio un golpe que detuvo el tiempo: cortó la racha de 16 partidos ganados en postemporada como local que ostentaban Stephen Curry y compañía con la que además habían dejado en un segundo plano a los Bulls de Michael Jordan. Pero a James Harden y a Chris Paul no les importó e igualaron 2-2 la final de la Conferencia del Oeste de la NBA .

“Reaccionamos en el momento decisivo para recuperar nuestro mejor juego defensivo y también encontrar la manera de conseguir los tantos determinante. No conseguimos nada todavía, logramos empatar la serie y recuperar lo que habíamos perdido en el primer partido”, dijo Mike D’Antoni, el entrenador de los Rockets.

Los 30 puntos de Harden

Y todo se dio en un contexto especial, porque Houston había tenido un comienzo de partido realmente sorprendente: tardaron cinco minutos y 18 segundos en anotar sus primeros puntos en el juego. El final de la historia muestra que aquello tocó las fibras del equipo porque los números de cada protagonista permite ver otro escenario: Harden (30) y Paul (27) aportaron 57 puntos combinados para que los Rockets se impusieran 95-92.

Los 27 puntos de Chris Paul

Resultó demoledor lo de Houston tanto como ver cómo se diluyeron los Warriors. Y algunas estadísticas pueden ayudar a comprender cómo se le escapó al campeón un partido en su casa. Según datos publicados por ESPN Stats&Info, Golden State, de la mano de Steve Kerr, nunca había perdido un partido en el que hubiera estado ganando por 15 o más puntos en el tercer cuarto. Incluso, los Warriors nunca habían anotado menos de 12 puntos en el último cuarto en playoffs en la historia de la franquicia, además de haber dejado una planilla con un 3 de 18 en tiros de campo, el porcentaje más bajo en el último cuarto en toda la temporada.

“Anotamos solo 12 puntos. Traté de descansar un poco a nuestros muchachos, pero la verdad que ellos resolvieron las cosas mejor que nosotros y se merecían la victoria. La fatiga jugó su papel, pero no es excusa. Nuestras rotaciones habituales fueron afectadas debido a la ausencia de Andre Iguodala y eso quizá no perjudicó más en el último cuarto. Pero bueno, ahora hay que pensar en el quinto partido (será en Houston este jueves) y tratar de robarnos nuevamente “, dijo Steve Kerr.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.