Header Ad

EL VACIO DE ESE 9 DE FEBRERO 2015

Por Rafael G. Santana

El ametrallamiento de los estudiantes el 9 de febrero del 1966 fue un acto de barbarie.

Los jóvenes que se concentraron frente a la puerta principal del Palacio Nacional reclamaban la entrega del presupuesto a la Universidad Autónoma de Santo Domingo UASD, la desocupación de los planteles ocupados por las tropas interventoras de los Estados  Unidos de Norteamérica, Brasil, Nicaragua, El Salvador, Honduras, y Paraguay, entre otras naciones.

Asimismo, la salida inmediata de los invasores y el regreso del presidente constitucional Juan Bosch.

Hace 49 años que cada 9 de febrero los ex dirigentes estudiantiles de la Unión de Estudiantes Revolucionarios UER; Grupo Estudiantil Fragua; Bloque Revolucionario Cristiano BRUC; Juventud Revolucionaria Cristiana, JRC; Juventud Radical Revolucionaria; y la Federación de Estudiantes Dominicanos FED conmemoran esta fecha y colocan una corona de flores en el lugar donde se perpetró esta matanza.
La UASD siempre suministraba la corona de flores, y esta vez en el 49 aniversario el Rector Iván Grullòn, faltando pocas horas para la ceremonia notificó a Juan Vargas y Sotero Vásquez directivos del Comité Permanente 9 de Febrero del 1966 que no se podía suministrar el arreglo floral porque esa casa de estudios carecía de recursos económicos para eso.

El Comité Permanente 9 de Febrero y los estudiantes del liceo Altagracia Amelia Ricart  Calventi para llenar el vacío decidieron colocar 49 rosas rojas en la verja de la Oficina Supervisora de Obras del gobierno para cubrir el escenario dejado por la corona que el Rector Grullón se negó a entregar.  Lo peor de todo, es que Grullòn no asistió al acto de la UASD y la subida de la bandera como se hace cada 9 de Febrero.

El compañero Iván Rodríguez, directivo del Comité permanente

Cuando se enteró de lo sucedió recordó que para la conmemoración del 43 aniversario el vicerrector administrativo Erditru Beltrán le dijo que no había dinero para esa corona, y que si quería una fuera al jardín de la rectoría a cortar flores para hacer el arreglo floral.

Estos dos hechos demuestran que de tiempo  en tiempo aparecen autoridades de la UASD que desprecian el significado histórico del 9 de Febrero del 1966.

Para que Grullòn y Beltrán no lo olviden aquí le dejo los nombres de los caídos asesinados ese día: Antonio Santos Méndez, Miguel Tolentino, Luis Jiménez Mella, y el 3 de marzo murió Altagracia Amelia Ricart  Calventi por causa de las heridas recibidas, mientras que Brunilda Amaral y Antonio Pérez, Tony se mantienen en sillas de ruedas como un testimonio viviente de esta acción sangrienta y criminal.
Los heridos fueron Freddy Antonio Cruz, José Ramón Casimiro, Griselda zorrilla, Miguel Núñez, Juan Castro, José María de la Cruz, Víctor Ramírez, Jaime Tomás Estrella, Ciprián de Jesús Báez,, Modesto Guzmán, José Javier Solís, Vinicio García, José Zabala, William Pérez, Ernesto Caamaño y Evita Germán.

Si quieren Grullòn y Beltrán puede borrar de sus mentes insensibles y mezquinas los nombres de estos y estas mártires del 9 de Febrero del 1966 porque no hacen falta debido a que el pueblo y la juventud les rinden el homenaje que merecen. Y si quieren que se metan la corona por donde ellos defecan la inmundicia que afecta el  medio ambiente en la UASD y el país.  Nada justifica la posición asumida por estos dos truhanes.

Es lo menor que se le puede pedir, y que sepan otra cosa el 9 de Febrero del 1966 nadie podrá olvidarlo porque por la ley 133 3 del 2014 esa fecha es el Día de la Solidaridad Estudiantil, en homenaje a los estudiantes caídos.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*